PSICOTERAPIA, psicoterapeutas | Gadex | Sabadell, Terrassa, Sant Cugat

Psicoterapia

¿Qué es la Psicoterapia?

Es un proceso de comunicación, que se da entre: un Psicoterapeuta y la/s persona/s que acuden a consulta (paciente/s o cliente/s);

se basa en intervenciones terapéuticas que son esencialmente de naturaleza verbal;

cuenta con una metodología sistematizada y basada en determinados fundamentos teóricos;

su objetivo es: a) reducir o eliminar los síntomas, generando cambios a nivel emocional, cognitivo, conductual o interpersonal, y b) mejorar la calidad de vida de la persona

Una definición general del término psicoterapia es la que ofrece la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia (FEAP), que entiende por Psicoterapia:

Todo tratamiento de naturaleza psicológica que, a partir de manifestaciones psíquicas o físicas del sufrimiento humano, promueve el logro de cambios o modificaciones del comportamiento, la adaptación al entorno, la salud psíquica y física, la integración de la identidad psicológica y el bienestar bio-psico-social de las personas y grupos tales como la pareja o la familia?.

Así, hay que tener en cuenta que la psicoterapia no denota a una orientación o enfoque científico determinado, sino que se considera denominativo de un amplio dominio científico-profesional especializado, formado por diversas orientaciones teóricas, prácticas y aplicadas.

Las diversas orientaciones y corrientes psicoterapéuticas provienen de diferentes maneras de comprender la experiencia humana, la salud o la enfermedad, la metodología utilizada, así como,  del contexto socio-histórico en el que se configuraron.

En la actualidad y dentro de la multidisciplinariedad en la que se halla la psicoterapia, encontramos múltiples modelos psicoterapéuticos. 

Clasificación de la Psicoterapia

Podemos clasificar la psicoterapia según su:

1.Orientación:

Entre las principales orientaciones o enfoques de la Psicoterapia encontramos:

Orientación Psicoanalítica o Psicodinámica

Orientación Humanístico-Existencial

Orientación Conductual y Cognitivo-Conductual

Orientación Cognitiva

Orientación Sistémica

Orientación Constructivista

Estas orientaciones psicoterapéuticas se han ido desarrollando hasta la actualidad, integrando diversas corrientes y modelos distintos, y siguen definiéndose a partir de los nuevos avances teóricos y prácticos.

2.Número de participantes

Psicoterapia individual. En esta modalidad, participan un terapeuta y un paciente y/o cliente.

Psicoterapias grupales. Podemos destacar:

La Psicoterapia Grupal: es cuando la intervención se hace en un grupo de pacientes, que han sido seleccionados a partir de ciertos criterios; en este caso, el terapeuta es quien coordina el grupo, y los integrantes del grupo pueden servirse de ayuda entre ellos para hacer cambios y superar dificultades.

La Psicoterapia Familiar

La Psicoterapia de Pareja 

3.El tiempo de Duración

Psicoterapia breve: es una terapia de corta duración, que puede durar de uno a tres meses.

Psicoterapia media: la terapia puede durar de los tres a los dieciocho meses.

Psicoterapia larga: en este caso, la duración se extiende más allá de los dieciocho meses.

Aplicación de la Psicoterapia

En la actualidad, los ámbitos y patologías a los que se aplica la psicoterapia se extienden a cualquier situación en la que la persona presente un conflicto o sufrimiento, ya sea a modo de trastorno, alteración, desadaptación, desequilibrio, etc.

Comprende las actuaciones en todos los niveles de edad de las personas, desde los niños y niñas más pequeños hasta las personas de edad más avanzada.

Algunos de los trastornos o alteraciones en los que se aplica la psicoterapia son:

En la infancia y adolescencia

Trastornos generalizados del desarrollo (Autismo, trastorno de Rett…)

Trastornos de la comunicación Trastornos emocionales (ansiedad, depresión, miedos, fobias…)

Fobia social (en adolescentes)

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Trastornos de la eliminación: enuresis y encopresis

Trastornos del sueño: disomnias (insomnio, apnea infantil, narcolepsia…);

Parasomnias (pesadillas, terrores nocturnos…)

Problemas de adaptación escolar

Trastornos de la ingesta de la infancia y la niñez: pica, rumiación…

En adultos

Trastornos del estado de ánimo (trastornos depresivos, bipolares…)

Trastornos de ansiedad (trastorno de pánico, ansiedad generalizada, fobias…)

Trastorno obsesivo-compulsivo

Trastornos psicosomáticos

Trastornos de la conducta alimentaria (anorexia nerviosa, bulimia nerviosa)

Trastornos sexuales y de la identidad sexual (disfunción eréctil, eyaculación precoz, trastornos orgásmico, vaginismo…)

Trastornos del sueño

Trastornos relacionados con sustancias (alcohol, cannabis, alucinógenos, cocaína y otros estimulantes, nicotina…)

Adicciones conductuales (adicción a Internet, al trabajo, ludopatía…)

Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos

El cliente o paciente

El cliente o paciente en psicoterapia es la persona que acude a los servicios psicoterapéuticos. En general, se acude debido a que se experimenta algún tipo de conflicto, dificultad, malestar o trastorno, que interfiere significativamente en sus vidas, y por lo tanto, puede provocar su deseo consciente de cambio. Por lo general, antes de acudir a un psicoterapeuta, los individuos han intentado solucionar sus dificultades recurriendo a otras fuentes, tales como amigos, médicos?

Habitualmente, los clientes o pacientes expresan sus conflictos y síntomas a otras personas,  tales como ansiedad, desesperanza, incomunicación con su pareja, conducta de evitación, insomnio, ideas obsesivas, amnesia, sentimientos de hostilidad, jaquecas, pérdida de apetito, falta de concentración, etc.

Resulta común que estos sentimientos se expresen como algo ?extraño a sí mismos?, desconocido y que no pueden controlar; en consecuencia, es frecuente que los clientes acudan a la terapia con expectativas poco realistas, es decir, buscando que el terapeuta les dé “la” solución a sus problemas del mismo modo que el médico les receta una pastilla para su catarro. En este sentido es importante tener en cuenta que el “proceso de la terapia se diseña no para cambiar a los pacientes sino para ayudar a los pacientes a que se cambien a sí mismos, y realicen cambios  que les ayuden a superar sus conflictos. (Strupp y Butler, 1990).

En resumen, el cliente, paciente  o usuario de los servicios psicoterapéuticos, desde el punto de vista práctico, es cualquier persona que siente la necesidad de realizar cambios en su forma de relacionarse consigo mismo y con el mundo; cambios que no puede realizar por sí mismo, ni recurriendo a las fuentes naturales de ayuda existentes en la comunidad, y que requieren la ayuda de una persona especialmente preparada.

El cliente o paciente sigue las siguientes fases en el proceso psicoterapéutico:

Exploración de la situación Comprensión de la situación en relación con los objetivos Actuación para conseguir los objetivos 

El psicoterapeuta

El psicoterapeuta necesita de unos requisitos formales que se requieren para ser socialmente autorizado como psicoterapeuta, área que abarca la formación profesional de los psicoterapeutas. La característica más relevante del papel del psicoterapeuta es que intenta ayudar al paciente.

El psicoterapeuta tiene que formular alguna hipótesis acerca del problema del cliente, tomar decisiones acerca de qué hay que hacer primero y qué hay que hacer después, y funcionar a partir de algún modelo psicoterapéutico.

El psicoterapeuta es una persona que tiene conocimientos específicos sobre los procesos de aprendizaje, la dinámica de la personalidad, los procedimientos y técnicas de evaluación psicológica, la psicopatología, los principios de interacción social, los procesos cognitivos y emocionales, el desarrollo durante el ciclo vital, etc?

El psicoterapeuta es un profesional que aplica técnicas psicológicas con el fin de llevar a cabo los cambios de personalidad o conducta necesarios. Es una persona entrenada, que tiene el objetivo de suprimir, modificar o paliar los síntomas existentes, intervenir en las pautas distorsionadas de conducta, promover el crecimiento y desarrollo positivos de la personalidad. Cambio de sentimientos, cogniciones, actitudes y conductas.

Es un profesional autorizado que utiliza medios psicológicos para ayudar a resolver problemas humanos, en el contexto de una relación profesional.

La relación terapéutica

La relación entre terapeuta y cliente es uno de los elementos distintivos esenciales de toda psicoterapia. Aunque existen muchos tipos de relación que pueden resultar de ayuda, como una charla con un amigo, un familiar, etc., el tipo de relación que se crea entre terapeuta y cliente es distinto. De hecho, para que la relación sea verdaderamente terapéutica, debe ser diferente de otras relaciones en la vida del cliente.

La diferencia esencial reside en que se trata de una relación profesional: el terapeuta se interesa genuinamente por el cliente, pero no forma parte de sus relaciones interpersonales cotidianas.

De su carácter profesional se desprenden otras características de la relación terapéutica, tales como su asimetría, su carácter retributivo y su encuadre.

La relación terapéutica es asimétrica, porque se inicia a partir de la demanda del cliente y se centra en sus necesidades. Además, al terapeuta se le retribuye por su trabajo. Asimismo, al ser una relación profesional, la relación terapéutica requiere una estructuración específica. Tradicionalmente, se ha utilizado la noción de encuadre terapéutico para hacer referencia al conjunto de reglas fijadas por el terapeuta para hacer viable la psicoterapia. Éstas incluyen los honorarios (contexto privado), la duración y frecuencia de las sesiones, el lugar donde se realizan, las vacaciones, así como cualquier otro detalle que afecte al desarrollo de la psicoterapia.